miércoles, 18 de agosto de 2010

Un equipo y un evento

¿qué es lo que hace de un trabajo algo valioso, más allá de la lógica retribución económica? La respuesta puedo confirmarla una vez más: El equipo con el que trabajamos.

Hace un par de días terminó mi participación en el equipo de comunicación, relaciones públicas y contenido de Campus Party México. Fui invitado por mi querida amiga Gaby Gavito, ex edelmaniaca y de las mejores RP's que conozco. Cuando recibí su llamada para entrarle a ese pequeño torito, no lo dudé un segundo, se trataba de volver a trabajar con buenos amigos en un evento que fue mucho mejor de lo que me imaginé.

Las labores eran titánicas y las jornadas de trabajo se volvieron maratónicas. Pero a diferencia de otras muchas chambas, estas eran productivas y creo que no hubo un sólo día que no terminaran con sonrisas y buenos comentarios por parte del equipo, de los medios y de los amigos que veían nuestro trabajo. ¡La semana de #cpméxico valió cada uno de sus metros cuadrados recorridos y pocas horas de sueño!

El equipo principal de AlterPraxis para Campus Party México estaba liderado por Gavito, una gran profesional, mayor mujer e increíble amiga. Juntas matutinas con patrocinadores, efecto bombero, carrilla y trolleo al por mayor y hasta lágrimas, piloteada fenomenal en la autopista, el OST de Alice in Wonderland en un loop infinito, fueron las características de GG durante la semana.

Alejandro, Oscar, Poncho, Joel, Chavita y Ximena fueron los demás del equipo que se la pasó en verdadera chinga todos los días, pero al mismo tiempo, los que con una broma en el radio, una mirada, un twitt, un correo, las aceleradas horas de comida, la guarreada, la defensa, la redacción, los regalos, etc. me hicieron ver el valor de crear grandes equipos, con gran gente motivada por el simple valor de saberse parte. Jorge, Ramón, Marimer, Gaby y Braulio fueron otros de los comprometidos jugadores de AlterPraxis que le entraron al toro y como equipo cumplieron en tiempo y forma. La labor de cada uno de ellos fue valiosísima. Y a la distancia Andrea, Gavilla y LetyMar... brújulas del sentir del mundo real del cuál estuvimos aislados por una semana.

El jueves Marimer me dijo que Campus Party era como una sala de estudios del síndrome de Estocolmo (el del secuestrado que termina simpatizando con sus secuestradores), ahora lo creo y lo valoro más por ver a todos estos personajes llegando temprano, saliendo tarde, comiendo a las carreras, aguantando y cumpliendo. Al menos yo no había visto ese nivel desde que Edelman estaba en Reforma.

Una de las grandes lecciones aprendidas (y creo que de las más importantes), es regresar a la base, a lo que nos ha hecho llegar a donde hemos llegado.  Gracias equipo AlterPraxis por dejarme ser parte de ustedes por una semana que recordaré con mucho gusto y sobre todo felicidades por ser ese motor que no dejó de impulsarnos. Los resultados, hoy por hoy, son claros y tangibles.

No queda más que decir que arrieros somos, y en el camino andamos. Espero que mi camino pronto pueda volverse a cruzar con el de estos personajes tan entrañables de las RP's en México.

Posted via email from ... what the cat dragged in

Cuente el chisme