jueves, 12 de abril de 2012

Perdimos a un gran amigo en circunstancias poco claras

Ayer por la tarde fui tristemente sorprendido por la información de la muerte de un gran amigo, un excelente periodista, cronista, rockero y ser humano. Gustavo Flores Trenado falleció la noche del martes en un hospital en Querétaro. Las versiones de su muerte, reporta grupo Reforma (lugar en el que desarrolló su pasión periodística), son contradictorias y al parecer las circunstancias de su muerte son muy poco claras.

Retomo segmentos de unas notas relacionadas:


Gustavo Flores Trenado, de 40 años de edad falleció el pasado martes tras permanecer cuatro días en coma debido a un golpe contundente en la cabeza. El incidente carretero permanece rodeado de dudas y versiones encontradas tanto de autoridades como de testigos.

De acuerdo con una llamada realizada el viernes 6 de abril a las 14:28 horas por una persona que se identificó como Policía federal, sin revelar su nombre, el periodista fue encontrado alrededor de las 14:00 horas de ese día "desmayado y convulsionando" a un lado de su vehículo Peugeot rojo en la Autopista México Querétaro.

El presunto oficial marcó desde el teléfono del periodista para decir que había sido encontrado en el kilómetro 146+650, dirección a Querétaro, cerca de San Juan del Río. Como teléfono de contacto para familiares y amigos ofreció el del destacamento de la Policía Federal en la caseta de Palmillas.

Dos horas después, familiares de Flores recibieron otra llamada de una mujer quien también se identificó como agente federal.

Ella informó que el periodista había tenido un "accidente" sin especificar la situación y pidió a sus interlocutores que acudieran a acreditar la posesión del vehículo.


Esa es una primera versión. Pero hay más:

El Procurador Arsenio Durán reconoció que el periodista de REFORMA murió en condiciones extraordinarias
Fernando Paniagua / Corresponsal Querétaro, México
 
Un mecánico que recorría la carretera México-Querétaro, el pasado viernes 6, declaró ante la Procuraduría de Justicia de la entidad como testigo del incidente en el que el periodista Gustavo Flores Trenado falleció por un golpe contundente en la nuca.

Conforme la declaración del testigo, Flores se encontraba a la orilla de la carretera con su auto detenido, con el cofre abierto y orinando, cuando repentinamente se desvaneció y se golpeó la nuca contra el piso.


La nota sigue detallando la situación y concluye:

A las contradicciones sobre el incidente carretero que le costó la vida al periodista Gustavo Flores Trenado, se sumó ayer la versión de un trabajador del Hospital General de San Juan del Río quien afirma haber escuchado decir a policías federales que el lesionado se había caído durante una revisión... y que él se había pegado solo.

"Que se puso nervioso, se cayó y se pegó en la cabeza, así fue como lo manejaron (los policías federales). Entonces, cuando yo escuché, les dije: '¿cómo?'" explicó el empleado quien, por temor a represalias, pidió que su nombre no sea dado a conocer.

"Supuestamente una revisión y que en la revisión se cayó".


La pérdida es irreparable, el dolor que siento aún a la distancia de los años es muy grande. Y nace un nuevo sentimiento: INDIGNACIÓN.

Por eso me sumo a la solicitud de aclaración de los hechos en los cuáles perdió la vida Gustavo. ¡Ni un muerto más!

¡Basta de impunidad, de corrupción, de amedrentar a los que desarrollan periodismo!


Posted via email from ... what the cat dragged in

Cuente el chisme