miércoles, 25 de noviembre de 2009

Bohemian Rapsody, un... ¿tributo?

Ayer se cumplieron 18 años de la muerte de Freddy Mercury, igual de los primeros famosos víctimas de la terrible enfermedad. Hoy por la mañana, a manera de tributo extraño, dios Shuffle de mi iPod decidió abrir el día con "Barcelona", la canción que cantaría en la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos Barcelona 1992, junto a Montserrat Caballé.

Hoy circuló un video nombrado por la comunidad como un tributo a la voz única e irrepetible de Mercury. Sin más que decir, más que pedirles que se sienten, lo disfruten y recuerden a la verdadera Reina, los Muppets nos entregan Bohemian Rapsody...


Gracias Freddy, por hacer la que podríamos considerar la canción que represente el punto más álgido de la evolución musical de la humanidad.

viernes, 20 de noviembre de 2009

Burton llega al Museo

Vía nprnews me enteré que este domingo se inaugura en el MOMA (Museum of Modern Art) de Nueva York una exposición de varios trabajos de Tim Burton, más allá de sus famosas películas. La expo estará abierta desde este domingo y hasta el 26 de abril de 2010.

Para los Burtonianos será un verdadero placer ver cortos, bosquejos, dibujos, personajes que no llegaron a la pantalla mientras trabajó en Disney, still photos de películas, etc. Todo el arte de Burton, toda su genialidad y, por qué no, una vía para hacer catarsis de personajes e ideas que se quedaron en papeles perdidos.

¡Envidio brutalmente a los newyorkers y demás banda que podrá ver esta expo temporal!

Como parte de la campaña de promoción, el MOMA solicitó al director, dibujante, escritor y creador que hiciera un breve corto; esta es la respuesta:



Espero poder ir a esa ciudad antes de que la quiten.

Si quieren leer la nota completa en inglés denle click acá. Incluye 14 imágenes que se presentarán.

martes, 17 de noviembre de 2009

Un dibujo a carboncillo

La garganta seca, completamente seca le hizo sentir una desesperación en el preciso momento de despertar. La opresión del pecho no era el cuerpo que había soñado, no era siquiera el gato que en su infancia durmió tantas noches ahí, en su pecho. Era algo más fuerte, algo interno que no le dejaba respirar con normalidad.

La mañana tenía ese color particular que no permite definir una hora, todo era confuso. La puerta de su recámara estaba abierta, a lo lejos se veían los restos de la noche anterior... vasos, una taza de café que seguramente mataba de amargo, hojas desordenadas, la pluma (¿por qué quiso ponerse a escribir a mano, tras tantos años de no hacerlo?), el tintero, libros abiertos aparentemente al azar.

En la tornamesa un disco giraba y giraba y giraba en un loop infinito, el brazo de la aguja descansaba en su pedestal. No había ruido alguno. La luz en el exterior del pequeño departamento seguía siendo deformada por una capa de nubes que simplemente hacían todo más confuso.

Tenía calor, pero hacía frío.

- ¿Qué carajos me está pasando? - se preguntó tratando de hacer llegar un poco de saliva a su garganta. El intento fue vano.

La opresión del pecho se hacía más contundente a medida que veía e identificaba cada una de las figuras aisladas, un reflejo absurdo de su propia imagen. Deseo poder abrazar el cuerpo cálido que tanto tiempo había deseado y sus brazos simplemente le regresaron el frío ambiente del desordenado cuarto en el que estaba.

Buscó ponerle rostro a ese cuerpo, pensando que con eso podría exorcizar el cuarto, el pequeño departamento, el aislamiento. No pudo.

Buscó en su recuerdo otro rostro, una sonrisa, una mueca o cualquier otro rasgo que le permitiera recordar y (por lo tanto) revivir mejores momentos. No pudo.

Con los ojos llenos de lágrimas secas y la desesperación brillando en sus dilatadas pupilas se esforzó en llegar a esa imagen que al fondo de su cerebro empezaba a materializarse. ¡Era un rostro!Era su propio rostro. Ese que tantas veces ocupó el primer plano del espejo que, de fondo, reflejaba el cuerpo que había oprimido su pecho y al cual ahora, no podía ponerle rostro.

viernes, 13 de noviembre de 2009

¡Feliz cumpleaños, hermanita!

Muchas cosas sucedieron, muchas más están por suceder, la constante del cambio sigue presente y sigue siendo tan contundente como lo fue cuando te ví por primera vez, o como cuando "jugué" contigo carritos en la panza de Mamá. Los recuerdos de todas y cada una de esas cosas que han sucedido, juntos o en la distancia prudente, se amontonan, se empujan para salir y tomar forma en este conglomerado de bits y bytes. ¡Pero no lo harán! porque seguirán siendo parte de las complicidades infantiles, los secretos de adolescencia y las pláticas que tuvimos o hemos tenido en diferentes momentos adultos.


A pesar de todo y de todos (incluso de nosotros mismos) todas esas cosas han sido buenas. Lo mejor es que puedo seguir contando contigo (one way or another), con tu radicalismo, con tu amor y con mi admiración infinita hacia ti. Igual ha sido complicado o confuso, muchas veces no hemos podido ver el final de tanta cosa que va sucediendo, pero ese final ha llegado, como lo esperábamos, lo imaginábamos o simplemente de una manera diametralmente opuesta.

¿y cómo decirte todo lo importante que eres para mi? ¿y cómo si creo que no se han descubierto palabras nuevas para definir tanto cariño, tanta historia junta? "Gracias" y "Hermana" pueden envolver un poco, pero aún así se quedan cortas. Pero hoy, en tu cumpleaños, no sólo te felicito, sino que incluso (y peco de egoísta) me felicito por poder tenerte durante este largo trayecto.


En el campo de las felicitaciones va una por luchar y nunca dejar de hacerlo, va otra por darnos una felicidad inigualable e incalculable, otra por hacerme sentir brutalmente orgulloso en muchísimas ocasiones, te felicito por haber decidido vivir y vencer muchas cosas... de esas que no vemos. Te felicito por abrir, de vez en cuando y sólo poquito, la puerta de lo que eres y sientes; eso poquito que he podido ver merece otra felicitación.


Te felicito por ser necia, tienes todo el derecho y es, incluso una obligación. Te felicito por guardar silencio de lo que tu quieres callar... en fin, te felicito por estar viva, por vivir la vida con mucho ánimo y muchos huevos. Te felicito por tu cumpleaños y por toda la serie de cosas que durante 12,035 días has ido apilando en mi vida, en la tuya, en la de mis papás y en la de tu hijo; sin contar a todas las personas que has tocado con tu vida.

No dejes nunca de ser lo que eres, no dejes nunca de hacer lo que quieres. ¡Vive la vida con más ganas! ¡tómala por los cuernos y enséñale lo que nos has enseñado a los que tenemos la alegría de haberte visto domarla! aunque tu, aún lo dudes un poco.

Y ahora desde acá te digo: ¡Feliz cumpleaños, Hermanita!

miércoles, 4 de noviembre de 2009

¡Píntame un cordero!

Pide El Principito al presentarse.

En esas sencillas tres palabras empieza a cambiar mi vida y mi apreciación de la literatura, mi relación conmigo mismo y con la gente que está a mi alrededor.

Pero no voy a hablar de El Principito, sino de una de las lecciones que más me han impactado y la cual quiero tener como máxima completa toda mi vida:

Tener a flor de piel la capacidad de sorprenderme.

Es volver a ser niño, es mirar todo con ojos nuevos, con la sorpresa que significa empezar a llenarte la cabeza de experiencias, de sorpresas, de miedos generados por la vida en sí y no por las estupideces que los adultos podemos decir y hacer.

Tener las emociones a flor de piel es recordar como aprendí que la plancha quema, que los mejores "dragones" se hacían con los pasadores robados a mi madre, el sabor dulce de la miel que se podía chupar de las flores azules que abundan en León, que en los ranchos cuando llueve llueven sapos, que el olor de gasolina puede ser enigmático pero asqueroso.

Las emociones a flor de piel, hoy, están mediadas por un veneno que se llama "cordura", pero de repente es una gran idea dejarla de lado y regresar a sentir el sabor amargo de las primeras lágrimas que cayeron en tu boca al perder a tu mascota, o al saber que se acababan las vacaciones y que la distancia no sería salvada por ninguno de los dos.

Tampoco se debe uno aventar "como el borras", al final de cuenta ya no somos tan flexibles, nos recuperamos tan rápido o nos movemos tan rápido; ¡pero eso es físico! y ¿a poco no quieres volver a sentir el vértigo de asomarte a una plataforma de 5 ó 10 metros y tirarte a la alberca?

Si mantienes junto a ti al niño que se sorprende por todo, seguramente vivirás mucho mejor, tendrás más diversión y te reirás mucho más. Es bien difícil, lo sé, pero al final ¿a poco no la infancia ha sido la mejor época que hemos tenido? ¿por qué no recuperar un poco de eso?

A lo mejor en este blog les he pintado un cordero, o a lo mejor lo han pintado para mi. Por eso, los Honro a todos y cada uno de ustedes. ¿Listos para seguirse sorprendiendo?


Una nota tardía o "alternate ending" o "directors cut":

El mundo se debería dividir en tres grandes sub-mundos:

1. La gente que tenemos El Principito de Antoine de Saint-Exupéry como libro de cabecera,
2. Los que lo leyeron en la primaria, lo hicieron a huevo y no les dejó nada (es decir, no lo recuerdan o valoran) y
3. Los que no lo han leído.

Espero que mis 11 sacrificados lectores entren en el submundo 1, pero si alguno de ustedes está en el 2 les puedo aconsejar que le den una nueva oportunidad; ya no por tarea que la maestra dejó en la primaria, sino porque ahora son otras personas y chance esa infancia está ahí, un milímetro dentro de su piel.

Si hay alguien aún que está en el (por coincidencia) en el tercer mundo: ¡Apaguen esta computadora y láncense a comprarlo! después de leerlo... agradeceré sus comentarios.

lunes, 2 de noviembre de 2009

Buscando una canción

Hace algunos lustros, tuve la suerte de conocer MUY brevemente a un compositor cubano. El encuentro fue en una "peña cantante" del norte de la ciudad de México. El cubano venía de paso en un viaje que terminaría en el Congo o Angola (ojo, nada que ver con la historia de la relación bélica entre países).

El fin de semana que lo conocimos todos los del staff de El Sapo, fue como músico invitado, alguno de los artistas "de cajón" le dio un cachito del escenario para que tocara un par de cosas. Uno o dos covers de los tradicionales troveros cubanos y una canción propia. Una hermosa canción propia.

El Músico Cubano se fue, a la mañana siguiente salió hacia su destino y nunca más nadie lo volvió a ver.

Los rumores cuentan que hubo un accidente en una carretera del país centroafricano que llenó su boca de tierra y la vació de palabras. El país que colocó en sus manos metal, cristales, sangre y quitó cuerdas, notas, acordes, puentes...

Poco tiempo después Fernando tomó y recompuso un poco de esa canción, pero era algo parecido. Todos lo perdimos... pero algunos recordamos algo.

Lluvia, viento y fuego
para tu estación
que se levante y de un golpe arranque
lo malo
de tu corazón.

Y al ______ un poco
tu sabrás muy bien
que alguien te espera
pero nunca te mueras
porque moriré yo también.

Dicen los rumores que si no está en google, youtube, wikipedia, twitter o facebook, nunca existió.

Yo la escuché un día, en voz de su autor.

La escuché un par de veces más de la guitarra y voz de Fernando.

La escuché varias veces de la boca de Ileana...

Existió y sé que puede estar en algún lado de este mundo virtual.

Cuando Gaby se fue...

Me duró poco menos de un año, al principio fue por el normal "encanchamiento" y falta de puntos de contacto. En diciembre la historia empezó a cambiar y tuve la fortuna de encontrarme a una maravillosa amiga, una cómplice, aliada, confidente y hasta crítica acérrima.

Hace un par de semanas, Gaby Castillo (aka Gooapa, gabyx_kiddo, Gab, etc.) dejó las huestes de H&K para unirse a las grandes ligas de marketing y comunicación corporativa. Y la oficina se quedó vacía.

La gooapa se llevó la música, su risa, sus consejos... dejó, al menos a nivel personal, un huecote... que ahora rellenamos con cine una vez a la semana (o al menos eso esperamos ambos) y con los cada vez más divertidos #fests.

Cuando empiezas un nuevo trabajo no te imaginas todo lo que puede pasar; normalmente todo el mundo llegamos con el ensayadísimo papel de "no vengo a hacer amigos". En algunos lugares lo he logrado, afortunadamente debo decir que ¡han sido pocos!

En H&K encontré a Gaby y eso vale ya toda la pena de venir a Santa Fake diario! Al nivel de amigos de años, de mi primer trabajo formal (Infosol), del lugar donde crecí mucho y me consolidé como RPrrero (Edelman) .

Anécdotas de Gaby acá tengo muchas... desde la "crónica" del concierto de Madonna, Radiohead con rejas de separación y recientemente DM, el surgimiento y consolidación de los #fests, tragedias familiares, risas por montones, procesos, inversiones y crecimientos.

Siempre había pensado que no debes ponerte triste por alguien que cambia de trabajo... normalmente no me había pasado. Ahora fue la excepción...

Cuente el chisme