viernes, 13 de noviembre de 2009

¡Feliz cumpleaños, hermanita!

Muchas cosas sucedieron, muchas más están por suceder, la constante del cambio sigue presente y sigue siendo tan contundente como lo fue cuando te ví por primera vez, o como cuando "jugué" contigo carritos en la panza de Mamá. Los recuerdos de todas y cada una de esas cosas que han sucedido, juntos o en la distancia prudente, se amontonan, se empujan para salir y tomar forma en este conglomerado de bits y bytes. ¡Pero no lo harán! porque seguirán siendo parte de las complicidades infantiles, los secretos de adolescencia y las pláticas que tuvimos o hemos tenido en diferentes momentos adultos.


A pesar de todo y de todos (incluso de nosotros mismos) todas esas cosas han sido buenas. Lo mejor es que puedo seguir contando contigo (one way or another), con tu radicalismo, con tu amor y con mi admiración infinita hacia ti. Igual ha sido complicado o confuso, muchas veces no hemos podido ver el final de tanta cosa que va sucediendo, pero ese final ha llegado, como lo esperábamos, lo imaginábamos o simplemente de una manera diametralmente opuesta.

¿y cómo decirte todo lo importante que eres para mi? ¿y cómo si creo que no se han descubierto palabras nuevas para definir tanto cariño, tanta historia junta? "Gracias" y "Hermana" pueden envolver un poco, pero aún así se quedan cortas. Pero hoy, en tu cumpleaños, no sólo te felicito, sino que incluso (y peco de egoísta) me felicito por poder tenerte durante este largo trayecto.


En el campo de las felicitaciones va una por luchar y nunca dejar de hacerlo, va otra por darnos una felicidad inigualable e incalculable, otra por hacerme sentir brutalmente orgulloso en muchísimas ocasiones, te felicito por haber decidido vivir y vencer muchas cosas... de esas que no vemos. Te felicito por abrir, de vez en cuando y sólo poquito, la puerta de lo que eres y sientes; eso poquito que he podido ver merece otra felicitación.


Te felicito por ser necia, tienes todo el derecho y es, incluso una obligación. Te felicito por guardar silencio de lo que tu quieres callar... en fin, te felicito por estar viva, por vivir la vida con mucho ánimo y muchos huevos. Te felicito por tu cumpleaños y por toda la serie de cosas que durante 12,035 días has ido apilando en mi vida, en la tuya, en la de mis papás y en la de tu hijo; sin contar a todas las personas que has tocado con tu vida.

No dejes nunca de ser lo que eres, no dejes nunca de hacer lo que quieres. ¡Vive la vida con más ganas! ¡tómala por los cuernos y enséñale lo que nos has enseñado a los que tenemos la alegría de haberte visto domarla! aunque tu, aún lo dudes un poco.

Y ahora desde acá te digo: ¡Feliz cumpleaños, Hermanita!

2 comentarios:

Mario Osorio dijo...

Y yo te felicito a tí, también a tu hermana... y desde luego a mi (que soy yo, mamá, Mikel y tanta familia resumida)

Anónimo dijo...

Todo lo que sucede y suceda, fechas, eventos, triunfos, derrotas, raspones, porras, borracheras, titulaciones, bodas, divorcios, nacimientos, fiestas y demás, me dan la fuerza para más que domar, hacer de la vida mi mejor aliada...
En cada caso hay alguien que está ahí para dar todavía más fuerza, apoyo y sentido a cada cosa, en muchas ocasiones ese alguien has sido tú, otros no te tocan y en otros no has estado; hoy es un cumple más en el que por fortuna te tengo a mi lado, así que celebremos y celebrémonos!!!!!

También Te Amo!!!

Yo, la festejada jiji

Cuente el chisme