jueves, 29 de abril de 2010

un video de amor... contra el SIDA

Otro gran ejemplo de acciones en redes sociales, otra vez Starbucks.

El 7 de diciembre pasado Starbucks convocó a músicos alrededor del mundo agrabar un video de la ya tradicional y (debo decir maravillosa) "All you need is love". La idea era que todos lo grabaran al mismo tiempo, la 1:30 pm GMT (alrededor de las 8:30 de la mañana hora de México) con el objetivo de levantar el nivel de conciencia sobre el SIDA en Africa.
El resultado fue que músicos y personas de 166 países lo hicieron.

Hoy lo podemos seguir haciendo, por cada video que se suba a la página http://StarbucksLoveProject.com Starbucks hará una contribución para el fondo mundial para lucahr contra el SIDA en ese continente.

Es una lástima que en México, no nos hayamos enterado muchos. Ahora pueden visitar la página y participar... no cuesta nada.

Posted via web from ... what the cat dragged in

lunes, 19 de abril de 2010

Invitaciones para leer

Download now or preview on posterous
Libros.pps (522 KB)

Esto, señoras y señores es publicidad bien hecha. (además de que es una prueba para ver si posterous sabe que hacer con una presentación .pps)

¿me estás leyendo Comercial Mexicana?

Posted via email from ... what the cat dragged in

lunes, 12 de abril de 2010

El imaginario infantil

Ayer vi, por fin, Where the Wild Things Are (titulada en español “Dónde habitan los monstruos”) de Spike Jonze y basada en el libro homónimo de Maurice Sendak que al parecer es como una referencia en la lectura estadounidense.

Empiezo por la conclusión: Cómo que nos faltó mayor explicación de todos los alcances que “the wild things” significan, incluso el poster lo dejas demasiado claro: “hay uno en todos nosotros”. Pero me gustó y bastante.

Es la historia de Max, un niño problema, o mejor dicho, conflictivo. La realidad es que, como casi todos los niños en una situación parecida, es una víctima más de las circunstancias que rodean a su familia. En un berrinche fenomenal (generado por la presencia del novio y/o galán de la mamá (Catherine Keener) se escapa y de una manera que queda muy poco clara llega a una isla en la que “los monstruos” habitan. Él empieza a interactuar con ellos de manera temperamental y, gracias a su imaginario infantil, logra salvar el pellejo y generar una empatía con cada uno de ellos.

Pero las cosas se complican cuando la realidad (terca como ella sola) y la naturaleza de algunos de ellos empiezan a generar conflictos, cuando la envidia, los celos, la desconfianza, la desesperación se presentan. Max termina por exponer su naturaleza y regresa a casa, pero ha dejado algo en “los monstruos” y al mismo tiempo ellos han creado algo en él. Max regresa con mamá y termina la historia, aunque probablemente sea mejor decir que empieza una nueva historia.

Lo interesante, por lo menso a nivel personal, es que Jonze logra retratar de manera casi impecable la maravilla que significa la imaginación inocente de un niño, todos los mundos que hay dentro de esos pequeños sádicos que son los niños. Justamente ayer, jugando con Mikel (aka. Chamuco) descubrí el maravilloso imaginario que puede generar, los universos completos y la de mezclas que realiza entre una realidad que aún lo sorprende y una imaginación que nos sorprende a los adultos. Regresa con esto la capacidad de imaginar un cordero dentro de una caja dibujada.

Max imagina cosas imposibles, pero en ese, que resulta ser su mundo, se convierten en una realidad absoluta y contundente, pero sigue siendo mediada por muchas otras realidades.

Definitivamente no es una película para niños, como la distribuidora nos hizo creer. Traerla a México fue un verdadero logro (de exhibidores y dicen que del público que la pidió, ¡dicen!), pero al final se logró convencer a esos señores que han perdido ese imaginario y que basan sus decisiones en fríos números de ingresos y balances económicos.

Posted via email from ... what the cat dragged in

viernes, 9 de abril de 2010

lunes, 5 de abril de 2010

Silencio en twitter #JusticiaABC #Tuitsilencio

Hoy se cumplieron 10 meses de la muerte de 49 niños y niñas de la guardería ABC en Hermosillo, Sonora.

A manera de protesta, se convocó a que durante 49 minutos guardáramos “minutos de silencio” en twitter. El usuario @alconsumidor empezó, desde las 6:00 en punto de la tarde a poner, cada minuto, el nombre de cada uno de los pequeños que fueron víctimas de la negligencia de este país.

Yo lo hice, guardé un minuto de silencio por cada niño o niña muertos (¿o debería decir asesinados?)

Lo más curioso es que hubo, entre mis poco más de 500 “seguidos” los grupos tradicionales:

Los que guardamos un respetuoso (o en mi caso introspectivo) minuto de silencio por cada niño o niña: creo que fuimos la mayoría y me siento bien

El grupo “Nel, yo soy más chingón”: representado por el que cree que lo que organizan otros está mal, no sirve y es una pendejada y se dedica a “trolear” la acción

El “Ah chingá, que está pasando” o los que no se enteraron de nada antes

El grupo de los que se la pasaron criticando pero no propusieron nada (me llevé tristes sorpresas), que es el grupo de los de enmedio

El grupo de los indiferentes que siguieron su vida

Esto es México, se acepta de todo, pero la realidad es que este no fue un silencio cómplice. Fue un silencio en el que tratamos de crear conciencia; si lo logramos en 5 o 6 personas que bueno. Si los 4 ó 5 que se quejaron se sintieron bien, qué bueno. Yo sé que hice lo que tenía que hacer. Recordar a los 49 niñ@s muertos por la indiferencia.

Y a las 6:50 empezó el ruido. Tratamos de generar un trending topic con #justiciaABC. Yo, además, aprovecho para depurar un poco más esa lista de gente a la que sigo.

Posted via email from ... what the cat dragged in

Cuente el chisme