domingo, 31 de enero de 2010

Matinal

Hoy desperté con una sensación diferente,
un insomnio acurrucado,
con un silencio interrumpido,
una luz mórbida y voyeourista,
con asco en la garganta,
y unos ojos viendo las mismas grietas,
con un espacio imposible de llenar.
Con un hueco en el estómago
y otro en el alma
en el deseo
en tantas cosas...

Hoy desperté con un recuerdo tatuado a mi lado,
sed de cicuta, o cualquier otra belleza natural,
con la espalda adolorida de no abrazar nada,
el sueño interrumpido súbitamente,
con repulsión por todos,
con una soledad tan reconfortante,
una llamada que no llega,
con una cita que no existe.
Con mil mariposas nocturnas en la cabeza
y otras tantas en el estómago
en los ojos que ven las mismas grietas.

Hoy desperté con las manos sin espacio de caricias,
la boca seca de besos,
con las pestañas cuidadosamente acostadas en la almohada
y una almohada que no soporta mis sueños.
Con mis sueños dándome la espalda, cansados de mi,
con películas inútiles amontonándose en la memoria
con libros llenos de páginas en blanco

Hoy desperté con los pies adoloridos de caminar sin razón,
con el polvo del camino atrapado entre mi pelo
y el aire matinal congelando mi piel desnuda,
con golpes, cortadas y raspones cubiertos por tatuajes
con equipaje igual a cero, pero lastre igual a todo.
Con el perro sin ganas de pasear
con la lluvia insolente agazapada atrás del árbol
con la maleza más alta y menos protectora
amenazante e hipnotizadora
encantadoramente peligrosa
alucinante.

Hoy desperté con las heridas sangrantes,
los dientes destrozados, y apretados
con las articulaciones rígidas
las fracturas adoloridas...

Hoy desperté con desánimo.

Y hoy, simplemente desperté y al darme la vuelta en la cama volví a cerrar los ojos.

miércoles, 27 de enero de 2010

Gorrión de origami

Recientemente se lanzó en Twitter un concurso. Algunos twitteros deberíamos escribir un relato de asesinos seriales. Como sabrán, el tema me apasiona demasiado. Luego luego me inscribí y me puse a escribir. Para aquellos que no están en esa red social, les comparto mi escrito y los invito a votar por el mismo en la siguiente dirección: http://asesinos-cereales.blogspot.com/ a partir de este jueves 28 de enero.

Sin más, les dejo (#alburfree jajaja)

Gorrión de origami

Por Luis Eduardo Osorio (@luis_eduardo)

@Aolmedo Me siento mal, carajo! Será migraña otra vez?

35 minutes ago from Twitea.me

Eso fue lo último que puso en su timeline. Por su cabeza pasaron muchas ideas, falta de comida, exceso de cansancio, stress, exceso de ejercicio, ¿qué había desayunado esa mañana? Y yo, sentado en la sala de su casa pensé quela imagen sería única, como todas las otras.

Revisé su TL y me di cuenta que estaba cerca. Empecé a doblar lentamente el cuadro de papel azul que terminaría en la figura de gorrión, atrapado entre sus manos crispadas por la rigidez de una muerte lenta, de una muerte que empezaba por adormecer las extremidades y terminaba por permitirte darte cuenta de la muerte, de tu propia muerte.

Pearl Jam seguía sonando en los audífonos, el iPod repetía constantemente “Given to Fly” la respuesta a tantas interrogantes atrás de las muchas muertes de esas bellas personas. La respuesta fue escrita por Vedder y McCready hace más de 12 años: “But first he was stripped and then he was stabbed | By faceless men, well, fuckers | He still stands”

Fueron tantas y hermosas twitteras las que habían sido “given to fly”: @gabyx_kiddo, @Lpastrana y @elisanajera. Brillantes mujeres, grandiosas, admiradas y admirables. Pero la lista era más grande, había otras más.

Trepado en este avión me pregunto por qué ellas. ¿Qué hizo que estas queridas amigas se incluyeran en la lista de extrañas muertes que se dieron, en orden cronológico, en myspace, hi5 y facebook? Y ahora era Twitter el punto en común. Todas pertenecían a la plataforma y sus cuerpos fueron encontrados con una figura de gorrión en origami. Y llegaron los recuerdos.

Recordé que @gabyx_kiddo estaba desesperada, molesta. Pero seguro que esa bufanda le pintaría una sonrisa. Cuando la sacó de la caja sonrió profunda y sinceramente y buscó abrazarme. Un ataque de tos lo impidió. #ShameOnMe

Se la puso y, coqueta como siempre, se sentó para terminar la botella de tinto que habíamos descorchado hacía un rato. Estaba feliz con su bufanda, muy conveniente ahora que empezaba a hacer frío. El veneno estaba ya en su sistema, ya no había marcha atrás.

Mientras platicábamos yo saqué el cuadro de papel y lo empecé a doblar. Ella se sorprendió de lo que hacía y en el momento en que se quiso acercar para ver con detalle lo que hacía, perdió la fuerza en las piernas, no pudo levantarse.

Me dijo que el vino le estaba cayendo mal y no pudo hablar más. No se asustó cuando me acerqué a ella, una expresión de serenidad invadió su rostro. No era su muerte aún, pero sabía que yo la ayudaría.

¡Y así fue! La recosté suavemente en el sillón. Ya no podía moverse.

- ¿sabes algo gooapa? La gente no puede contigo. Pronto estarás bien y cada vez mejor. ¡gracias! Now… it’s time to die! – dije fusilándome la frase final de BladeRunner y @gabyx_kiddo dejó de respirar.

Tomé su mano le entregué el gorrión de papel que acababa de hacer mientras ella moría. Sé que su mente se dio cuenta, pero ya no pudo hacer nada más. Me paré y lentamente me fui de su casa. La dejé recostada, con las piernas recogidas y una sonrisa de paz en el rostro.

@luis_eduardo … and now it’s time to go. Vino tinto y una sonrisa, nada mejor para terminar un día difícil.

Half a minute ago from m.slandr.net

Con paso firme @Aolmedo llegó a su casa y abrió la puerta. Llevaba puesta la hermosa pashmina que encontró en el sillón esa misma mañana y que habíamos comprado meses atrás. Las imágenes se congelaron en su mente cuando me vio sentado en el sillón de su sala, doblando pacientemente un cuadro de papel azul.

Recordaba la cara de extrañeza al verme ahí sentado cuando una azafata más bien fea, que hacía su ridícula coreografía de salidas de emergencia, me regresó al actual momento, al nuevo viaje que estaba por iniciar. Sin más recordé la última película que vio @Lpastrana.

Cuando salimos del cine, el viento previo a la tormenta la obligó a cubrirse con la pashmina impregnada del veneno. Sus hombros, al momento de sentirse cobijados se relajaron, pero al mismo tiempo empezaron a absorber rápidamente su final. El estacionamiento de la plaza estaba vacío.

De un momento a otro todo cambió, las nauseas fueron insoportables. Se arqueó. Se detuvo de mi brazo enfundado en un rompevientos plástico que evitó el contacto con el veneno. Tomé de su mano crispada la llave de su coche y la ayudé a subirse del lado del copiloto.

El mareo la hizo cerrar los ojos y tratar de decir algo… pero no pudo más. Cuando volteó a verme mi sonrisa la hizo darse cuenta de todo. Sus lindos ojos quisieron cuestionar. Pero ella ya lo sabía, alcanzó a ver la pequeña figura de gorrión de papel que estaba haciendo.

Recosté el respaldo de su asiento, acomodé sus manos sobre su pecho y dejé el gorrión recargado en su cuello. Acomodé su pelo por atrás de la oreja derecha y besé su mano. Salí lentamente de su coche. Cerré la puerta y me dirigí a mi coche, estacionado dos pisos abajo. La lluvia empezó a sonar en el suelo.

@luis_eduardo … and now it’s time to go. La lluvia me recordó el sonido del cereal. Tengo issues, me cae!

Half a minute ago from m.slandr.net

Ya con muchos trabajos se pudo sentar lentamente, y cuestionarme con voz entrecortada. Trató de llegar al sillón de la sala en el que yo, sentado y apacible, escuchaba una y otra vez Given to Fly, nno lo logró, y entonces, sencillamente sonrío. Eso era lo más maravilloso de este veneno, les regalaba un rush de endorfinas tal que terminaban sonriendo. Terminaba su vida.

El despegue me hizo salir de mis recuerdos, por un momento pensé en que ponerme el cinturón de seguridad era una estupidez. Si el avión se va a caer, el puto cinturón no me va a servir de nada.

El movimiento me recordó un paseo de domingo por la tarde. @elisanajera sentada, como meditando, en el portón de esa vieja iglesia.

El arma asesina fue una mascada atada a su cuello. Siempre le gustaron las mascadas y lo mejor es que siempre le quedaron bien. Caminábamos por ese barrio antiguo de la ciudad de México, ella feliz con su regalo, entregado sin pretexto alguno.

@luis_eduardo encontré algo que seguro le encantará a @elisanajera! ¿confirmado el café, chaparrita?

about 4 from m.slandr.net

Se podía leer en mi TL, y en el de ella y en el de los que nos seguían. Pero eso no me importó.

En su caso el efecto fue diferente, el veneno actuó de manera un tanto cuanto extraño, empezó por sentirse muy feliz, decía que las cosas empezaban a tomar sentido, o que más bien ya todo le valía madres. Reímos mucho, los mimos, los payasos, la ridícula gente que poco a poco fue dejando vacía esa plaza.

De repente quiso sentarse porque se sintió mareada, muy mareada, yo la detuve un poco y simplemente le agradecí tanta amistad, las largas horas de café, interminables pláticas y enseñanzas, discusiones sobre la libertad de expresión. Mis manos empezaron a doblar ese cuadro azul que terminaría, en forma de gorrión de papel, sobre sus tobillos.

Mientras se recargaba en el portón de la iglesia, un poco asombrada al reconocer la “firma” del asesino que citaban los periódicos amarillistas, la vi sonreír e inmediatamente dejó de respirar, se puso tensa. No abrió los ojos, pero su expresión facial fue de ternura. Su destino era, sin lugar a dudas estar en un lugar mejor.

La dejé sentada y protegida. Me marché poniendo en el iPod la misma canción, ahora ella ya estaría demasiado lejos volando.

@luis_eduardo … and now it’s time to go. Nunca me imaginé lo hermoso que se puede ver una iglesia!

Half a minute ago from m.slandr.net

Finalmente pasé sobre el cuerpo inerte de @aolmedo, dejé el pequeño gorrión de papel en su mano y me fui. Pensé en las otras tres grandiosas mujeres que este mundo no merecía más. Pero eso será más después. Con ese pensamiento saqué mi BlackBerry y escribí pacientemente:

@luis_eduardo … and now it’s time to go. Buenas noches amigos y enemigos

Half a minute ago from m.slandr.net

Fue lo último que se publicó en mi timeline y al cerrar la puerta de su departamento recibí el mail de confirmación para mi nueva cuenta de Twitter. Di click en el link y empecé a buscar nueva gente para seguir.

A la primera que agregué fue @rockprincessw. El norte era mi destino y hacia allá me dirigía.

El crítico regresó al cine

Hace mucho no escribo sobre cine acá. He visto montones de películas... trataré de resumirlas un poco.

Avatar: dijo mi querida Gaby que en un futuro, sus nietos la verán en la escuela como ella vióNanook of the North, considerado como el primer documental de la historia. La producción es excelsa, cuidan cada detalle del 3D (que nunca lo había visto tan real), escenarios, sombras, luces, reflejos, TODO, absolutamente todo está muy detallado. Anoche anunciaron que era la película más tgaquillera de la historia. Eso para mi no le aporta valor.

Y ahora vienen las críticas: La historia no es mala, es MALÍSIMA (cito acá a Adriana que dijo que es como una mezcla de Titanic con Terminator y yo agregaría que un par de pitufos, Pocachontas y Crouching Tigger, hidden dragon).

Cameron debe dedicarse a producir, crear mundos y efectos espectaculares y nada más. Por favor que no escriba, creo que no lo sabe hacer de manera original. El buen Cam refritea y refritea, pero ahora en vez de un barco gigante es un árbol gigante. Y siempre la lucha entre el bien y el mal... En fin!

Lugares comunes: Fenomenal película de Adolfo Aristarain. Esta la vimos por recomendación de Mi viejo, quien tuvo la fortuna de verla en cine hace algunos años. Una historia impecable. Una pareja, los giros que da la vida, los planes, los deseos y miedos. Lo difícil que es librarse de muchos rituales.

Para mi la secuencia clave de estos Lugares Comunes es en el momento en que ella está por salir al hospital. Una toma semicircular lenta, sencilla, básica. 5 minutes standing ovation.

Personajes con los que, quieras o no, creas una empatía inmediata. Un guión ágil basado en el libro El Renacimiento. Es una historia de amor, de revolución, de lucha, de coraje, de stablishment. Una gran película.

Y como primera o última película del año me aventé New York I Love You, la versión americana de Paris Je T'aime (que, confieso, vi en cine como cuatro veces). Mismo formato, aunque con un hilo conductor más definido que el de la Francesa. Varios cortometrajes, varias expresiones, el debut como directora de Natalie Portman, del cual sale, a mi parecer, bastante bien librada.

Debo confesar también que esta película entré a verla con reservas, no estaba muy convencido (la experiencia me dice que los remakes "gringos" son una basura. Como muestra Vanilla Sky vs. Abre los Ojos y sobre todo City of Angels vs. Wings of Desire) y salí fascinado. Una historia maravillosa.

Regresemos a hacer críticas de cine desde mi perspectiva.

Agárrense!

martes, 26 de enero de 2010

La noche sin tiempo

En el momento en que abrió los ojos, se dio cuenta que ya no estaba junto a ella, que algo o alguien los había separado. Sintió tristeza y desesperación, pero no podía hacer nada, al menos no en ese momento.

La que había sido la casa que formaron juntos ya no lo era, se había convertido en un lugar peligroso, en el que se hubiera podido generar su final, su muerte eterna... muerte inimaginable. Ahora, una carreta lo llevaba a un lugar seguro, escuchaba dentro del ataud, los resoplidos de los caballos y la palabrería de la gente que estaba cumpliendo el mandato. Sentía como su cuerpo pegaba contra las tablas en cada brinco, en cada vuelta... se estaba alejando de ese lugar.

Pero algo había salido mal. Ella no estaba junto a él, se estaba alejando, transportada por alguien más a otro lugar. Sabiendo que era imposible regresar o siquiera investigar que era lo que habia pasado, decidió cerrar los ojos, cerrarlos para siempre, hasta que lo llamara nuevamente.

Durmió largamente, regresó al estado primigenio y ese sueño se convirtió en olvido, en nostalgia, en silencio, en hambre y en desolación. El sueño se convirtió en un olvido marcado por una búsqueda.

Se movía habilmente en ese tiempo, encontraba sus víctimas, se alimentaba y nada más. Todo parecía estar marcado para ser lo que siempre había sido, no habia cambios. Pero estaba seguro de que todo lo haría entregando una fuerte pasión a cada movimiento. Estaba claro de su muerte y lo único que quería era disfrutar cada día.

Una noche, sorpresivamente se encontró con una imagen que lo capturó, era el retrato de un ojo de mujer que le habló desde un silencio espectral. Por primera vez en muchos años, esa llamada despertó algo que llevaba siglos dormido. El Vampiro empezó a moverse en la que había decidio fuera su tumba. La crisálida estaba por abrirse.

Se comunicó con ella y comenzó a interrogarla, la soñó, la imaginó, puso inflexiones y tonos a cada una de las silenciosas palabras con las que ella impulsaba cada vez más al ser que habitaba en el fondo. Vio una y mil fotos, escuchó cien canciones, miles de historias y una cantidad incalculable de tinta negra empezó a llenar sus manos, digitales.

El vampiro estaba completamente despierto, todos sus sentidos alertas, el llamado había llegado y no sabía si ella lo escuchaba también, por lo que se agazapó tras el disfraz que durante tantos años había llevado y espero a tener la certeza. ¡Un error más podría haberlo destrozado por completo!

Y ante los sorprendidos ojos del Vampiro, ella empezó a desdoblar su belleza, empezó a ejercitar sus alas, sus ojos volvieron a brillar, sus labios se humedecieron, sus dientes listos. Con la certeza de haber encontrado nuevamente a la que perdió varios siglos atrás, el Vampiro se ejercitó (puesto que estaba muy débil), igual fortaleció sus alas, peinó sus cabellos, encontró la paz en su mirada, levantó la ceja, afiló los dientes.

Y en el momento menos esperado por ella o por él, (sólo un vehículo del destino para unir a los Vampiros), la historia inconclusa varios siglos atrás tomó sentido. El Vampiro salió majestuozo, fuerte, hipnotizante. La Vampira era seductora, sus largos y negros cabellos serván de faro ante este encuentro tan largamente esperado.

Y tanto los Vampiros como ella y él, se encontraron en una noche interminable, en una noche desgastante, demandante. Ambos se encontraron en un abrazo, o a lo mejor aún no lo han hecho. Ambos saben, en el fondo de tanta incertidumbre, que vendrá el abrazo que no los dejará separarse más.

martes, 5 de enero de 2010

Llamada perdida

Caminó de manera aleatoria, parecía ir hacia la ventana pero con el siguiente pasó se encaminó hacia la puerta, luego al closet, hacia la tele, la sala, la mesa, un buró, la pared, nuevamente la ventana, el rincón de la ropa, la puerta otra vez, la cama... interminablemente.

No podía estar quieto, y no podía dejar de estar inquieto. Todo giraba en torno a un dispositivo, la puerta virtual entre su realidad actual y nuevas opciones. Pero nada pasaba e incluso los minutos parecían ser más largos. El único sonido que retumbaba en esa casa era su respiración, el tic tac del viejo reloj en la pared y sus pies que se arrastraban sobre la duela.

Una llamada, sólo esperaba una llamada.

Miró una y otra vez si el teléfono estaba bien colgado, si su PDA estaba encendido, si su celular tenía pila. ¡Todo en orden! ¿Por qué carajos no llegaba esa llamada?

Decidió sentarse y ocupar su mente en otras cosas. Pensó en una playa y se sintió feliz; se concentró en ese pensamiento y empezó a recibir olores, ruidos marinos. Sintió la brisa del mar que mojaba con diminutas gotas su cara y con esa sensación se metió a su mar imaginado.

Le encontraron varios días después, la boca abierta y los ojos desorbitados. Hipotermia, decía el parte médico. Pero yo sé que no fue eso.

Le encontraron varios días después, la boca abierta, los ojos desorbitados el pelo enredado y los labios azules. Tenía algas marinas entre los dedos crispados, pequeñas mordidas en los brazos desnudos, en las piernas. La ropa era jirones y nada más. Tenía arena en las uñas de los pies...

Y su celular marcaba siete llamadas perdidas. Todas del mismo número.

lunes, 4 de enero de 2010

Comida y bebida en fin de año (post hippie de 2010)

El final de 2009 me llegó en la cantina más antigua de la hermosa ciudad de Oaxaca, acompañado por tres grandes amigos: Uriel, Adriana y Laura, a quienes siempre les voy a agradecer todos y cada uno de los momentos del viaje de fin de año que iniciamos de manera casi aleatoria en una sobremesa un par de días antes...

La piloto oficial, Adriana, es una verdadera joya al volante, desde hacer un par de maniobras super hábiles, hasta mantener siempre mucha risa y buena actitud hicieron del viaje por carretera algo extremadamente sencillo y cómodo (sin restarle valor a la festvanette que se portó como las grandes).

Laura se la pasó regalando buena actitud y risas continuas (que no grabadas) además de convertirse en mi pareja de "lo que viene siendo" el baile espontaneo en cualquier lugar que oyéramos un poco de música.

Uriel igual sonriente y buen guía, conocedor de las oscuras tradiciones de la fiesta y el puebleo, sonriente inagotable y buen consumidor de mezcal y, por si fuera poco, cronista 2.0 del viaje titulado #festontheroad.

Mezcal (con chaser de cerveza oscura), chapulines, tlayudas, tasajo, quesillo, cecina fueron los ingredientes principales de este viaje. Mucha música, una ciudad hermosa (¿cómo carajos pudo pasar tanto tiempo sin que yo fuera?), gente poco amable (y que me perdonen los muchos oaxaqueños que conozco y que son la amabilidad en patas), mucha fiesta, mucha risa, mucha vida 2.0

La ciudad de Oaxaca es hermosa, tiene mucha música y muchos secretos en sus calles trazadas perfectamente en línea recta. Los puntos de fuga de esas calles son enormes e inspiradores. De igual forma tiene un olor particular (como todas las ciudades), pero esta es más mística, es una ciudad que te deja conocerla sólo a partes, por momentos... Nunca me sentí rechazado, pero tampoco parte de la ciudad. Básicamente no salimos del centro sino hasta el último día y cuando el tranvía turístico nos llevó a recorrer otras zonas.

Visitamos Santa María del Tule y la experiencia fue definitivamente asombrosa. Nunca había visto de tan cerca un árbol tan impresionante (y eso que las araucarias en casa de los bisabuelos son enormes), que transmite tantas cosas sin decir nada (ok, ok, me salió lo hippie)... Observar a ese ser vivo tan monumental desde la distancia se convierte en un valor, algo que no puedo describir y que, además llevaré conmigo siempre. Consideras el mundo desde otra perspectiva, al menos yo me cuestioné mucho más.

Mitla es una zona prehispánica pequeña pero que vale la pena mucho... silenciosa, abierta, arquitectónicamente diferente a todo lo que conocemos y al mismo tiempo muy personal, muy propia. Al salir las nieves de mezcal con higo o chicozapote eran imperdonables y altamente valiosas y agradecidas.

Me divertí mucho, comí casi lo mismo y me emborraché casi igual. Viví algunas experiencias que (y me da pena confesarlo) nunca había vivido, como ver un castillo de cuetes cuando lo encienden. Vivimos pláticas muy personales, las compartimos de una manera muy natural, hicimos tremendo osos, nos burlamos unos de otros y visceversa... en resumen, el viaje a Oaxaca fue como un cortometraje del año que terminó y, deseo, un preambulo del que empieza.

Pasó un poco de todo y eso me ayuda a decirles: FELIZ 2010

Cuente el chisme