domingo, 30 de mayo de 2010

El mejor ser humano

Hace cuatro años nació Mikel, el mejor ser humano en potencia.

El mejor mexicano que, con su lenguaje casi completo, entona el himno nacional Mexicano y hace que me den ganas de no tirar la toalla.
El mejor ciclista, el que ayer, trepado por primera vez en una bicicleta, con casco y todo el equipo, quiso emprender camino hasta la casa de sus abuelos... pero se cansó antes.
El mejor escalador de tíos... no tengo nada más que decir.
El mejor Peter Pan, que busca hacerse amigo de Garfio, pero antes luchar un poquito.
El mejor científico mexicano, que se la pasa buscando que investigar (y hace el rídiculo paso de "investiguemos" creado por su abuelo).
El mejor comediante, que nos saca terribles carcajadas involuntarias, las cuáles aún no sabe como interpretar y nosotros tenemos que aclarar el punto
El mejor geek, quién desde chiquititito se paraba frente a una laptop y sabía de lo que se trataba.
El mejor estudiante, el más aplicado, al que más quieren, el más selectivo. El que ahora dejó atrás los objetivos del programa de kinder 1
El mejor deportista de, prácticamente, cualquier especialidad (lo he visto batear y hacer gimnasia)
El mejor novio, aunque ahora una niña le haya roto el corazón por irse a vivir a otro planeta (Saltillo)
El mejor cineasta, porque empieza a entender el cine desde otra perspectiva
El mejor médico, historiador, RI, RP o lo que sea... en lo que emprenda será el mejor

Hace cuatro años nació Mikel, el mejor ser humano en potencia, el que nos hizo cambiar a algunos

Y mi hermana activó el chip de mamá, se volvió más luchona, con más ánimos, más tierna. Se convirtió en los ojos de alguien más, en su juguete, en esos breves empujoncitos para que remonte el vuelo.
Y su abuelo se deshizo de amor, de mimos, de chiqueos, de complicidades, de creatividad que le han generado las mejores sonrisas y las mejores carcajadas. Se convirtió en maestro (no frustrado) de ajedrez, de dominó, damas inglesas, gato. En el cómplice de rompecabezas, de travesuras, de juegos...
Y su abuela se convirtió en la leona más sabia de la manada, la que cuida a la distancia y es capaz de dejarlo todo por defender el futuro. Volvió a ser maestra y le enseñó los números, las letras, palabras, frases. Se convirtió en autoridad ligera, en enfrentamientos, en guía)
Y yo me convertí en el tío que le solapa, que le orienta, que le enseña cosas que no debería saber, en su juguete. Y él me convirtió en un ser que sólo él ve y viajamos juntos y solos a ese mundo que nadie más podrá conocer ni compartir. Me convirftió en un egoista que dará su vida por él, que se morderá los labios al oirlo llorar por tantas cosas, el que le enseñará como evitar otras y como manejar las que no se pueden evitar. Mikel me convirtió en lo que él quiere, cambio de acuerdo a sus deseos.

¿que por qué lo hago? ¡Porque él será el mejor ser humano del mundo!

Posted via email from ... what the cat dragged in

jueves, 20 de mayo de 2010

Ojo con lo que publicas

Sobre la supuesta confusión de AMLO entre Santa Anna y Santana, y a pase de mi buen amigo @lucarabago, viene este intere interesante análisis de la situación por @aleksweb:


Gracias a ambos

miércoles, 12 de mayo de 2010

Metallica in Lego

Vía www.de10.mx (citado a su vez por alguien más) encontré este increible video "stopmotion" de cuando Metallica dictaba la manera de rockear durísimo. Sí, antes del accidente que los mató a todos, ese en el que tuvieron que ser suplantados por los Take That o algo así... por lo menos en la manera de hacer música por ahi del disco negro.

Disfruten el video...

Posted via web from ... what the cat dragged in

miércoles, 5 de mayo de 2010

Introspecciones de un funeral impactante

“… y lo recordaremos como lo que siempre fue: ¡un verdadero Comunista!” lo dijo con emoción que no podía controlar, que le quebraba la voz, que nos llenaba los ojos de lágrimas a todos los que estábamos ese sábado por la mañana en la agencia funeraria del ISSTE de despidiendo por una u otra razón (incluso admiración) al maestro.

Alzó el puño izquierdo y se paró frente al féretro (cubierto con una playera roja) del compañero de vida de una gran amiga de la familia y que con orgullo podría considerar la mejor amiga de mi Viejo. Ese ha sido el velorio que más me ha impactado, que más me ha dolido (incluso que el de todos mis abuelos).

Tenía muchos años de no verlo; sabía que llevaba varios años ya luchando contra el cáncer; el viernes pasado la batalla terminó y yo me encontré, nuevamente con las lágrimas de mi papá y, sorpresivamente, con las mías mismas que de alguna manera casi natural salían continuas.

Al llegar lo primero que llamó mi atención fue un arreglo de flores blancas que en la cinta destacaba la palabra “Dignidad”, la carga histórica, las marchas compartidas, el coraje, el asco, el odio, la fuerza, el amor por el otro, la lucha, se concretaron en esa palabra plateada sobre fondo morado (¿por qué usan esos colores en las coronas de muertos?), me atacaron miles de recuerdos, millones de pláticas directas e indirectas.

Lo siguiente fue el fuerte abrazo en el que se encontraban ella, su hermano y su cuñado, llorando pero unidos. Pensé en el valor de la palabra Compañero (en el valor tradicional, en el que le dio la izquierda mexicana y en el que le dio ella).

El velorio, al final fue acompañado por risas discretas incluso de ella y su hija, de los que estábamos ahí, de los ex alumnos, de los investigadores y de sus compañeros de CCH o de facultades o de quién sabe que otros lugares. Pero la tristeza era como una manta, pesaba un poco, un mucho… y nos acompañó por muchas horas ese sábado, como nos acompañará la ausencia por muchos años.

El abrazo solidario para todos los que compartieron vida con él.

Posted via email from ... what the cat dragged in

martes, 4 de mayo de 2010

De mariposas y de vuelos

Me despertó el suave aleteo de una mariposa azul,

acarició mi cara, mi cuello, se enredó entre mis sábanas.

En la noche de la ciudad me invitó a llevarla al mar,

enseñarle las estrellas y contarle historias,

pero no podía volar, o más bien tenía miedo.

Entonces se me ocurrió hacer algo.

Le mostré nuevas estrellas con viejas historias,

mares inmensos, tranquilos o tempestuosos, playas blancas,

islas con palmeras o manglares, desiertas casi todas.

La invité a volar desde mis manos como plataformas,

le platiqué de los alisios y contralisios, de las corrientes,

de su fuerza y su efecto bajo sus alas.

La mariposa azul me miró y emprendimos el vuelo

descubrimos juntos otros mares y otras estrellas

nos contamos viejas historias con nuevos personajes; y así,

la mariposa azul se quedó dormida junto a mi almohada.

Posted via email from ... what the cat dragged in

Cuente el chisme