martes, 4 de mayo de 2010

De mariposas y de vuelos

Me despertó el suave aleteo de una mariposa azul,

acarició mi cara, mi cuello, se enredó entre mis sábanas.

En la noche de la ciudad me invitó a llevarla al mar,

enseñarle las estrellas y contarle historias,

pero no podía volar, o más bien tenía miedo.

Entonces se me ocurrió hacer algo.

Le mostré nuevas estrellas con viejas historias,

mares inmensos, tranquilos o tempestuosos, playas blancas,

islas con palmeras o manglares, desiertas casi todas.

La invité a volar desde mis manos como plataformas,

le platiqué de los alisios y contralisios, de las corrientes,

de su fuerza y su efecto bajo sus alas.

La mariposa azul me miró y emprendimos el vuelo

descubrimos juntos otros mares y otras estrellas

nos contamos viejas historias con nuevos personajes; y así,

la mariposa azul se quedó dormida junto a mi almohada.

Posted via email from ... what the cat dragged in

No hay comentarios:

Cuente el chisme