domingo, 20 de diciembre de 2009

Animación independiente en dimensiones universales

Planeta 51 es la historia animada y divertida, de uno de los más profundos miedos del ser humano: el miedo a la otredad. (checa el primer párrafo de este link, es más que suficiente para entender el concepto.)

Está en México esta peli de animación (poco infantil) independiente. Sé que el término ha sido manoseado hasta el cansancio, e incluso ahora sirve para catalogar todo en este mundo que necesita etiquetarlo todo.

Narra la historia del encuentro de un ser espacial (que en este caso es un ser humano) que llega a un planeta que se encuentra aún en los años 50, así de fácil, de trillado, multifilmado y narrado, pero eso sí, original como pocas cosas.

El astronauta empieza a convivir con Lem, un adolescente que medio sabe del espacio y recién ha ganado un puesto como ayudante del asistente de los bla bla blas en el planetario local. Viene la tradicional búsqueda, seguimiento, escondite y demás de los otros y termina con el más típico acto de bondad de lo otro hacia "las mayorías"

Planet 51 logra revivir a la perfección la paranoia que caracterizó esos años, el miedo a los alienígenas de un sólo ojo que venían dispuestos a desintegrarnos y la sublime ignorancia que los seres humanos demostrábamos ante temas de invasiones espaciales, el universo y los planetas.

Diálogos inteligentes acompañan a personajes no tan inteligentes, pero sumamente divertidos, grandes "cameos" de películas clásicas de la era espacial (Odisea 2001, Alien, E.T., War of Worlds), de Sci-Fi (¿entra en este cajón Back to the Future?) y hasta de grandes filmes clásicos como Singin' in the Rain, hacen de estos 90 minutos una verdadera delicia cinematográfica.

Animación sencilla, bien lograda, grandes escenarios, iluminación y continuidad detallada son parte de la historia que el español Jorge Blanco presenta y que se pelea duramente con las películas de grandes empresas que ahora están en cartelera.

Si usted, querid@ lector (a) de este blog se anima a verla... no pierda el detalle del perrito y del bot que acompaña al astronauta, dos "side characters" que lo hacen muy divertido y que, al igual que en Shrek (Joe Stillman, el escritor, formó parte de los creadores de ese blockbuster) aportan mucho valor y risas.

Nos dimos cuenta un poco tarde que no es una película tan de niños, Mikel quiso salirse pero digamos que transcurridos una hora o algo así.

Cómo buen crítico le doy two thumbs up!!!

No hay comentarios:

Cuente el chisme