viernes, 17 de septiembre de 2010

Un mejor México

Nuevamente una ola a la que hay que subirse: el aniversario 200 del inicio de la independencia y el 100 de la revolución. Y empiezo por decir que, a lo mejor por vil tradición, voy a estar en contra del discurso oficial y me niego a usar la multicitada, prostituida y hasta desgastada palabra "Bicentenario".

Recuerdo que empecé muy crítico, muy ácido, muy desencantado, decepcionado, triste y hasta iracundo contra esta gran fiesta. Ayer, me tragué un poco mis palabras y me emocioné mucho, por mi bandera, por mi himno, por mi país. Pero de todos modos, no dejé de lado la crítica justificada, el análisis, el desencanto generalizado. Aplaudo la decisión (seguramente no analizada) de mucha gente que se lanzó a reconquistar las calles y las plazas públicas, las banquetas, los caminos, los lugares que la incompetencia gubernamental (¿o debo llamar complicidad?) ha entregado al "Crimen organizado".

Ayer varios amigos estuvieron en la plancha del zócalo, subieron fotos, compartieron la experiencia. Eso me llenó de orgullo, recordé el momento en que Chamuco empezó a cantar el himno y se me llenaron los ojos de lágrimas, de orgullo, de MÉXICO. Recordé mi deseo por entregarle a ese joven mexicano un país mejor del que estoy viviendo. Entonces me sentí orgulloso y decidí mantener la marcha y seguir construyendo YO el México en el que quiero que él viva.

Y ayer ví mucho orgullo por México y muchas críticas a los críticos y mucho "sisepuede" y mucho charro y mariachi y tequila y demás cliches mexicanos, y muchas frases de sí somos tan chingones, entonces por qué...? y hoy, en la cruda de la gran fiesta de ayer te pregunto a ti, mexican@:

¿sigues orgulloso de tu país?
¿ya no tirarás basura en la calle? (sí, incluso la más pequeña basura jode a este país)
¿ya no comprarás fayuca?
¿no hablarás por celular mientras manejas? (ok, sólo con "manoslibres")
¿ya no consumirás piratería?
¿dejarás el agandaye, para hacer las cosas como se deben?
¿ya no ofrecerás o aceptarás corromper policías?
¿respetarás las reglas de civilidad?
¿ofrecerás tu asiento a personas de la tercera edad, señoras embarazadas, personas con capacidades diferentes?
¿aceptarás a tu vecino aunque este sea pobre?
¿dejarás de meterte en doble fila en periférico?
¿pagarás salarios justos?
¿pedirás y expedirás facturas?
¿pagarás tus impuestos?
¿verificarás tu coche?
¿denunciarás un delito?
¿exigirás tus derechos?
¿levantarás la voz?
¿cuidarás el agua, la luz?
¿cuidarás la espalda de tu vecino?
¿evitarás contaminar?
¿respetarás el paso del peatón?
¿harás ejercicio para evitar ser un ser obeso?
¿leerás al menos UN pinche libro al año?
¿menos futbol y más ópera?
¿más análisis y menos chisme de lavadero?
¿serás menos machista? (esto aplica para hombres y mujeres)

Y así la lista se hace interminable, pero el asunto es saber si realmente quieres hacer un mejor México o simplemente ayer, en tu borrachera te sentías muy verdeblancoyrojo.

Yo, hoy tomo el compromiso de seguir luchando por hacer el México en el que quiero vivir.

Posted via email from ... what the cat dragged in

1 comentario:

Marcela dijo...

Al igual que tú, yo estuve desencantada y enojada...a diferencia, yo no me emocioné con el festejo, pero si renové mi compromiso de convertir a México, en el México que yo merezco y que merecemos todos los que luchamos por el país ;)

Cuente el chisme