jueves, 6 de agosto de 2009

¡casi se lo comen!

Hoy me contó mi sister (vía su FB) el conflicto al que se enfrentó Mikel. Se enfrentó, en la escuela, con un pequeño ser primitivo que ¡se lo quería comer!



"Le importaría mover un poco su pie? No quiero que se apachurren las verduras"

Mi reacción ante la disyuntiva de enseñarle a defenderese o simplemente acusar al pequeño canibal fue como sigue:


Nada qué!! por eso debe haber escuelas para caníbales pequeños y otras para infantes un poco más civilizados.

No podemos permitir que un cabroncetillo se lo esté comiendo y el Mikel trate de sentarse a
razonar. ¡He dicho!



Mi hermana terminó poniendo en el status de su FB que monté en cólera, pero que la hice reir mucho!


Un poco de humor... ya narraré el hecho...

2 comentarios:

Elisa dijo...

Jajajajaja ¿Mikel se sentó ha razonar con el canibalito? Jajajaja No lo puedo creer, sí que es un niño listo, me cae. Necesita unas buenas lecciones del tío XD.

Cin dijo...

Los peores son los caníbales crecidos que, inteligemente, ocultan sus negras intenciones detrás de elegantes corbatas de seda. A lo mejor Mikel nos enseña a negociar con esos :D

Cuente el chisme