martes, 11 de agosto de 2009

Sábado con los críos

La gran mayoría de mis amigos de la secundaria (por lo menos la banda con la que me llevo bien) tienen hijos. Toda esta gente fue parte importante de mi formación, reventé como pocas veces con ellos hace poco y ahora estamos fortaleciendo nuestros lazos de amistad y compartiendo un poco más de nuestras vidas.

A mediados de julio nació la idea de hacer una salida con los hijos (y para algunos con los sobrinos) para que también se conozcan y para que nosotros convivamos en otro sentido, de otra manera. La idea fue muy bien recibida por todos. El pasado sábado fue la primera reunión "Moi The Next Generation" (jajaja la verdad se me acaba de ocurrir el nombre)

El sitio destinado fue Xochitla, cerca de casa y con todas las características para que chamacos desquiciados (al fin hijos de los amigos, o con influencia en su formación) corrieran, jugaran, y convivieran. El lugar es bien recomendable para ir con chavitos o en familia.

Los asistentes fuimos: Ingrid y César con Leonardo y la pequeña Sofía, Iván con la tremenda Samantha y Samaria (mi sister) y yo con Mikel (aka El Chamuco). El día empezó en los "juegos rústicos", los niños empezar a romper el hielo a su manera y hacer cosas de niños. Mikel no se nos despegaba a mi sister y a mí, pero ahí fuimos avanzando en el proceso sociabilizante.

Trenecito, el cual, para Mikel fue un logro, porque hizo el berrinche más grande del mundo, al final, lo subí a huevo y gracias a las ideas de Iván y comentarios, lo pasó muy bien, recorrimos las 20h viendo todo lo que había, "buscando conejos" y tirando "manzanitas" a los otros niños.

Mikel tiene miedo a las botargas (igual a todos los chavitos les pasa) y en un momento apareció una de conejo, Mikel inmediatamente dió su juicio lapidario: "eZ un Zeñod dizfazado de Conejo", todos reímos.

Jardín central, cerámica aburridísima, pero una buena sombra, un poco de futbol, un poco de volley ball "bolita" sonrisas de los niños, competitividad en Leo (el más grande de los presentes), lágrimas en la más chiquita cuando el papá la pisó, más ejercicio, brincos, poquita sombra y muchas fotos.

El día estaba, ya, bastante avanzado, de ahí fuimos por las bicicletas familiares y Sam y yo con Mikel y Samy "competimos" contra César e Iván con Leo y Sofía. ¡Nos ganaron! (uno no puede adquirir demasiada velocidad pedaleando sólo en una bici de cuatro y con un patita mala), la floja de Ingrid caminó al lugar en el que nos veríamos. Mas vueltas en la bici y terminamos sentados todos esperando que llegar el turno de Leo para el eurobungie. Cuando pasó y rebotó por todos lados, terminó el sábado con los críos.

Fue una gran experiencia, para ser la primera fuimos pocos, pero muy cercanos, no hubo accidentes y si pura buena onda. Agradezco César Gómez por la idea, ¡lástima que no haya ido! y si me leen algunos otros de la secun... ¡anímense! con chavitos esas cosas son divertidas, sin chavitos, prefiero verlos con chelas de por medio...

No hay comentarios:

Cuente el chisme