martes, 23 de junio de 2009

La fiesta del sábado

Un día antes del día del padre, se organizó el reven de cumpleaños de Doña Paloma Torres, compañera y gran amiga de la secundaria. El lugar elegido fue el famoso MoonBar de China Grill en Camino Real, dónde Rodrigo es gerente y la verdad uno se la pasa rete bien. Fue reven sorpresa.

Los convocados éramos la banda de la secundaria, curiosamente una generación abajo de la mía, las parejas de algunos y amigos en general. El reven empezó con la tradicional y siempre amena plática todos bien tranquilitos, sentaditos y echando algunas bebidas espirituosas para relajar el ambiente. ¡Había personajes que no nos veíamos desde que salimos de la secun o algo así!

La música era muy ad-hoc a la gente, new wave, classic 80's y pop de la época. En algún momento de la noche el ambiente fue tomado por sorpresa, y debo decir que con agrado, por una banditra que covereaba desde INXS hasta Rolling Stones, fue buen acompañamiento y pus algunos recuerdos se notaban flotaban sobre el gran grupo que empezábamos a levantar el ambiente.

Las horas pasaban y los vodkas, los whiskies, cervezas, rones, martinis, tequilas y demás empezaron a hacer efecto, la "sala lounge" dejó de ser el centro de reunión, hubo algunos que ni siquiera cenamos (y que conste que Ingrid nos dijo a algunos), recordábamos anécdotas, tomabamos fotos, criticábamos, risas, muchas risas, algo de baile (O.o), lo normal de un reven.

Frases como "no mames, estas igualit@" se escucharon caer en la noche. MoonBar fue un gran lugar para iniciar el reven. En algún momento felicitamos a los que son papás y no faltó la broma (bien aceptada por los pocos que no lo somos) de que también a los "papacitos".

A las 2:00 ó 3:00 nos jalamos muchos (casi todos) a casa de Alonso y Betsa a seguir el reven a Lomas Verdes. Yo seguía a los dueños de la casa, ella manejaba y nos hizo dar vueltas y vueltas por Polanco, arriesgando a que el alcoholímetro nos cortara la fiesta". Llegamos al lugar y ya había dos cartones de chelas patrocinados por Iván. Nos mostraron la casa (que está bien chida), musiquita patrocinada por un iPod, más baile (Ô.ô), más risas, más caras, más fotos... hubo momentos en los que parecía que perderíamos a algunos, pero no, "Los Mohicanos" resistieron estoicos hasta el final. "Vaquita" pa más chupes, otros dos cartones, un JB (X.X), creo que botanas... ¡y la noche empezaba a ser día!

Un grupillo intentó huír de la responsabilidad de un reventón y por alguna razón, regresaron y fueron de los últimos.

Ya bien avanzada la mañana nos lanzamos a la barbacoa de Valle, el grupo estaba muy devastado (no sólo en número de integrantes, sino en nivel de alcohol), pero llegamos, esperamos, tomamos café (ellas) y algunas cervezas en los que nos servían consomé, pancita y un kilito de barbacoa de la cual Manzo no tuvo piedad. Más risas, ya ni una foto, caras que sin querer salían, más bromas, burlas y la mirada inquisitoria de algunos buenos vecinos que llevaban la comida para celebrar "al papá"

Terminamos a las 10:00, por un momento sugerimos pasar por mi hermana para que desayunara con nosotros, pero eso no pasó.

Hoy se que algunas de las facturas son: una con agotamiento extremo, muchos desvelados, lunes medio zombies, una nueva follower en mi twitter, más teléfonos y la promesa de repetir algo así... ¡hasta como dentro de un año!

Fue un gran fin de semana. El segundo al hilo que termina "en azul" como decía la publicidad de un tequila. Pero cuando estás rodeado de gente que te quiere (y quieres) y cuida (y cuidas) bien, las desveladas son sólo una experiencia más.

Desde acá gracias a: Alonso, Bets, Güero, Ingrid, César, Paloma, Ro, Negro, Chencho, Wera, César, Yaz, Gaby.

Queda pendiente irnos a algún concierto, pool party en casa de Chencho, RockBand en casa del Güero, que visiten el Infierno, house opening de Paloma, así que ¡agárrense que esto sólo comineza!

1 comentario:

cesargr dijo...

Esta reseña esta, concreta, divertida, y que buena fiesta agarramos.
Guey tienes toda la razón, gracias a cada uno de uds. Por esos momentos y nos vemos para la siguiente

Cuente el chisme