lunes, 1 de junio de 2009

Start me Up o el principio de todo.

Muchos de los que hoy estamos entre los 27 y 50 años (chance más, para ambos lados) tenemos grabado en el DNA chilango la frase "Rock 101".


Hoy, hace 25 años, se lanzó en esta ciudad la primera estación real de "Puro, total y absoluto Rock and Roll", un formato que era (¿dije "era"? ¿en pasado?) satanizado, marginado, mal visto. Era 1984.



Hoy, 25 años después Radio Ibero, la estación de la Universidad Iberoamericana de la ciudad de México, rinde un homenaje a esa emblemática estación de radio, gestora de un cambio de actitud, de idioma, de identificación. Creadora de una brecha generacional, de una división. Generadora de nuevos paradigmas, de cuernos de la luna, de "viñetas", de "idea musical". De una juventud más identificada con el prototipo de juventud mundial. Rock 101, nos metió a todos los jóvenes chilangos, a la globalización de la juventud, al rock, no sólo como música, sino como forma de vida.


En la mañana empecé por escuchar 90.9, escuchar a Led Zeppelin, a R.E.M., a The Rolling Stones, Genesis, U2 (cuando amaban lo que hacían), Soda Stereo, Radio Futura, Porno for Pyros... la voz apostada de Luis Gerardo Salas (cuando era cool) poniéndole un nuevo sabor a la rolita. Recordé muchas cosas, vi muchas diferentes escenas de mi vida de chavito.


Cuando infante siempre fue un caos escuchar música en casa. Mi madre sólo música clásica, mi padre, un poco de todo, pero poco, muy poco "Rock" y más bien del clásico. Por alguna razón de repente escuchaba alguna estación igual en un radiecito de transistores que me habían regalado o prestado. Yo vivía hasta el otro lado de la central de operaciones de Rock 101. La señal no era tan buena, por lo menos no en mi casa. Pero algo escuchaba.


En diciembre de 1986 mi tía me regaló en navidad una grabadora. Monoaural, un sólo cassette, botón de volumen (que distorsionaba si le ponías a todo), botón de graves y agudos (que no servía para nada, o para mucho), una antena plateada y un sintonizador de radio. Como parte del regalo venían dos cassettes: Dancing on the celing de Lionel Richie y no recuerdo cuál otro... la experiencia fue muy mala! yo esperaba 1984 ó The Wall o The number of the beast... yo ya rockeaba en 1986.


Recordé las laaargas noches escuchando "Los Cuernos de la Luna", recordé Rock 101 promoviendo a U2 y sus conciertos, el famoso concierto tributo a Freddy Mercury, RockStock...


Y la música sonó y sonó y sonó eternamente en su cabeza, la había conocido y fue poseído por los sutiles acordes de tantos músicos, por lo tribal de cada batería, por las voces desgarradoras y desgarradas, por Janis, Hendrix, Jagger, era 1984 y desde entonces, nada volvió a ser igual.


Gracias totales al equipo de Ibero 90.9 por los recuerdos, por el excelente trabajo periodístico, por revivir un poco de esa sensación, por los invitados y por la apertura. Existe la página "oficial" y en diciembre del año pasado... escribí esto.

Esta entrada se llama "Start me up" porque hoy contó Luis Gerardo, en una participación en Ibero 90.9, que el 1 de junio de 1984, al terminar el himno nacional entró el ID de Puro, total y absoluto Rock and Roll y soltaron a los Rolling Stones. El principio del fin.

No hay comentarios:

Cuente el chisme