jueves, 23 de julio de 2009

¿y los empleos?

Post con carga política, sin análisis, con ofensas e insultos. Ni amarillo, ni verde, ni rojo, mucho menos azul o tricolor...

Hoy por la mañana escuché que en este año el desempleo ha alcanzado cifras "record"; casi dos millones y medio de personas buscando chamba, sin encontrarla. Inmediatamente pensé: "¿qué no calderón (con minúscula, sobre todo por su falta de altura, en todos los sentidos) dijo ser el presidente del Empleo?"

Eso lo dijo Televisa, supongo que la cifra real debe ser mayor. Lo peor es que no se visualiza una solución y este presidentito no hace más que... todos lo sabemos, empinar el codo como si no hubiera nada mejor que hacer. ¡Claro! el desempleo genera mayor alcoholismo y como este cabrón ha generado tanto desempleo pus tiene el derecho de alcoholizarse hasta morir.

No voy a entrar al juego de que "López Obrador estaríamos mejor", esa campaña me pareció demasiado patética... ¿qué les hace pensar a esos publicistas que nos hubiera ido mejor? ¿consideraron la situación mundial para lanzarse a decir tal cosa? ¿nos consideran una isla que tiene la receta secreta para evitar las crisis?

En fin, su "presidente del empleo" no ha hecho más que favorecer a unos pocos. Pero qué tal hubo gente que bien orgullosa decía "ganamos" e insultaba a los que no votamos como él y pedía represión para los que pensaban (y piensan) diferente. Hoy está en la calle gastando el cacle de puerta en puerta para conseguir trabajos mal pagados, malos tratos... pero ¡ganamos! qué no?

Otro tema pendiente... Perdonan a fox (ese pinche ranchero que fue el presidente más naco y pendejo que ha tenido este país) por darle en la madre a un monumento histórico porque "... hay que ser parejos" ¡¡¡¡¡QUE CHINGADOS!!!!! ¿Si alguien viola la ley todos los demás lo podemos hacer? Eso vomita el descerebrado presidente municipal de San Francisco del Rincón, Guanajuato. Y luego se sorprenden de que los narcos anden como pedro por su casa en esa y otras entidades. ¡HILARANTE!

No hay comentarios:

Cuente el chisme