jueves, 24 de enero de 2013

Daniel Day-Lewis humaniza a Lincoln

-lincoln-poster-reveals-daniel

Un día se despertó Steven Spielberg y dijo... "Hace mucho que no me gano un Oscar, ¡haré una película nacionalista!" y ¿qué creen? ¡NO LE SALIÓ!

Ayer vimos Lincoln (E.U. 2012), lo hice básicamente por mi admiración y respeto a Daniel Day-Lewis y a Tommy Lee Jones, que junto a la actuación de Sally Field, es lo que más vale la pena. Supongo que históricamente está muy bien hecha, pero todo el lobbyng que retrata, por medio del cual el presidente de Estados Unidos durante la guerra civil logró hacer que la casa de representantes votara a favor de la 13a Enmienda la vuelve muy compleja e incluso complicada.

Seguramente los fans del cine histórico serán felices, seguramente muchos encontrarán inconsistencias importantes, seguramente los fans del director la verán sin chistar, seguramente los estudiosos de la ciencia política la amarán, seguramente no ganará un Oscar (está nominada para 12)...

Un Abraham bastante menos heroico, solemne, fuerte, señorial... pero no por eso menos impactante y contundente es perfectamente interpretado por Day-Lewis. Dos grandes momentos históricos y bien reflejados en la película y un desperdicio absoluto en el momento del asesinato de Lincoln (si dices que este fue un spoiler, vete a leer un blog que diga "ola ke ase").

La película es pesada, justamente como es la política y más, cuando toca temas tan sensibles como la esclavitud. Y creo que incluso Spielberg exagera los recursos grandilocuentes y clichosos (como una cegadora luz en una ventana abierta hacia el futuro) y, como dije, desperdicia un momento clave en la historia.

Posted via email from ... what the cat dragged in

No hay comentarios:

Cuente el chisme