jueves, 23 de abril de 2009

Acabemos con el reggaeton

Hoy por la mañana, medio atorado en el tráfico de Palmas y Periférico, escuchaba tranquilamente (aunque si a buen volumen) "rainin' in paradise" de Manu Chao, cuando un pendejete con look de gorila que acaba de pasar por una escuela de belleza medio se quiso meter en el carril que yo ocupaba. No lo pudo hacer.

Cuando quedamos uno junto al otro, el ente este, embutido en un tsurito rojo, se dio cuenta que Manú sonaba más fuerte que lo que él oia, por lo que decidió subirle, como en actitud de reto... poco más adelante (y al acaba la canción que yo oía) me di cuenta que escuchaba "regatón" o reggaeton o como se escriba ese expresión anti-cultural.

El pendejete se adelantó un poco, pero disminuyó la velocidad en un semáforo (yo escuchaba "World Wide Suicide" de Pearl Jam), lo alcancé, lo rebasé y por el retrovisor vi como hizo cambios bruscos de carril, acelerones y demás para alcanzarme, en ese momento me di cuenta que me estaba "jugando unas carreritas"... obvio no pudo.

Lo que más me divirtió, además de pensar en escribir esta anécdota, es darme cuenta que la cosa esa (que obvio no maneja más de dos neuronas) estaba queriendo competir. Yo no aceleré más, no hice cambios bruscos de carril, no nada, simplemente, manejando como acostumbro por la ruta que acostumbro, le demostré que:

El ROCK domina!

4 comentarios:

La D dijo...

sí! acabemos! a mí también me revienta el reggaeton!!!

Carlos H. Mendoza dijo...

El rock rockea? y el reggaeton qué?

Gab dijo...

Bien hecho!!!! No debería existir el reggaeton o como se escriba, hasta el nombrecito está fatal!!! Y así, gooooey!!

Luis Eduardo dijo...

pus supongo que el reggaeton... REGATEA??? REGATONEA??

No se preocupe usted querido lector... esos weyes se acabarán solitos, me cae!

Cuente el chisme