domingo, 28 de marzo de 2010

Entendiendo el universo

Tomó ese camino, no sabía lo que encontraría.

Un viaje, amplias expectativas, hambre, deseo... Nunca imaginó llegar a encontrarse, de frente, con ella.

El lugar despedía una magia especial, encerrada entre sus antiguas calles, su luna completa, el frío viento que corría por callejones empedrados y balcones rústicos, medievales, clásicos.

Esa magia estuvo en ella, fue parte de ella.

Pasó lentamente el tiempo, él le habló con calma, pero sobre todo la escuchó. Deseó tenerla más cerca, mucho más. Pero la noche llegó a su fin.

Él imaginó (por noches completas) muchas cosas de ella; sabía que ella, de vez en cuando, le regalaba un poco de su tiempo y que lo hacía sin dejar rastro. A él eso no le molestaba, al contrario.

Él sabía que la magia no se interpreta, se disfruta como es, con tantas pequeñas sorpresas pirotécnicas y por lo tanto, cuando podía, abría mucho los ojos y se dejaba sorprender con la lluvia de policromáticas estrellas.

Se encontraron una noche, como tantas otras, pero esta era especial; se hablaron por horas que duraron mucho más, se observaron, se compartieron poco, se desearon, rozaron de una manera casi ilegal sus cuerpos, se abrazaron.

La noche siguió corriendo entre ellos a pesar de haber dado paso a un nuevo día y una nueva promesa.

A la noche siguiente se alejaron los dos, se pidieron una promesa y se marcharon.

Ella prefirió que la magia siguiera intacta. Él la escuchó una vez más y quedó sorprendido.

Ella le habló de tantas cosas que ese pequeño espacio empezó a ser un universo completo, sistemas solares, planetas, una medida temporal diferente, él sabía que no debía seguir.

Se terminó la noche, él se despidió de ella y la imaginó en un beso, pero simplemente se alejó para perderse en la noche que acababa.

Ella secó sus lágrimas y regresó a esperar el día que estaba empezando y la llenaba de una promesa, quitaba la pausa que empezó tan sólo unas horas antes.

Él se alejó y con una sonrisa triste declaró que nada sería igual...

Posted via web from ... what the cat dragged in

No hay comentarios:

Cuente el chisme