lunes, 7 de abril de 2008

Todo tiene una razón de ser...

Esta entrada debió de haber sido escrita hace algunos días, pero nunca será tarde para dar consejos... el autor será "la abuelita del ropero" (dicen que es como el icono del consejo), se dice por ahi que el mejor consejo es el que no se da, pero siempre que alguien observa o se entera de sucesos terribles, se considera en la necesidadd de hablar. No se trata de tratar de cambiar el pasado, de decir "si hubieras" o "te lo dije"... simplemente se trata de entender y buscar cambiar nuestra forma de actuar.

Hace algunos días platicaba con amigos sobre un suceso que aún no sabemos si es leyenda urbana o es realdiad, pero mucha gente ha comentado lo mismo. Y para empezar cito Great Expectations (una de mis pelis favoritas). Contaré la historia de la manera en que la recuerdo (aunque debo decir que soy afortunado de no haberla vivido o al menos ser testigo presencial).

A principios de este año en Plaza Satélite se comentó la muerte de un niño en las escaleras eléctricas de Liverpool, al parecer desde el tercer piso un papá estaba tratando de bajar por las escaleras, con su hijo sentado sobre sus hombros cuando se le atoró la carreola en la que al parecer llevaban a otro bebé. Se agachó para ayudar a su esposa a bajar o desatorar la carreola y el niño en los hombros se cayó desde el tercer piso y hasta el sótano. No comentaré más de esto.

Al parecer desde ese terrible día, se pusieron policías para evitar que gente con carreola, muletas, bastones, personas de la tercera edad, niños chiquitos en brazos y todo lo que pueda generar un accidente use esas escaleras, sino que más bien vaya por el elevador. Hay gente que lo toma con calma y accede a caminar unos metros más para llegar al elevador. Hay gente que se enoja y hasta insulta a esta gente.

El consejo es sencillo: no se arriesguen, respetemos las reglas... no quiero saber como es la vida de esa familia (y el daño exponencial que significa para todos los que los quieren e incluso para los que lo sabemos y lo recordamos), en verdad no perdemos más de 5 minutos en los elevadores, no compremos riesgos inútiles...

No hay comentarios:

Cuente el chisme