jueves, 17 de abril de 2008

Y una probable respuesta...

Vampire escribe:

Es probable que hoy, sin darse cuenta Julito de Reactor haya dado en el blanco de lo que genera esa violencia, intolerancia y mala vibra en la gente cuando maneja... No me parece tan descabellada la idea de que en mucho se deba a la irresponsable facilidad con la que algunos "comunicadores" (sobre todo en radio) hacen juicios lapidarios...

Estaban los muchachos del programa "El fin del mundo" comentando sobre los coléricos comentarios de diversos conductores de noticias sobre los acontecimientos noticiosos actuales (sobre todo la polémica toma de tribuna)
y destacando que esa "cacería de brujas" sólo genera odio...

¡En ese momento algo brincó en mi desvelado cerebro! A huevo!!! dicen las estadísticas de Nielsen que los programas matutinos en radio más escuchados son los noticieros, los cuales lo único que hacen es... pues retratar un poco la realidad (mayoritariamente malvibrosa) y pasarla por el "photoshop mental" de juicios y editoriales...

Entonces se me ocurre que si cualquier conductor está escuchando al insufrible y tendencioso Ferriz de Con, que lo único que hace es despotricar contra todo aquel que no piensa igual que él; o escuchan a Ruiz Healy y su continua (y debo decir académica) enumeración de adjetivos; o escucha a la cambiante barra noticiosa de W Radio en la mañana, la cual no tiene ni personalidad ni nombre; o 98.5 noticias o Acir o cualquier otra estación con un conductor "siguelínea", pues seguro se pondrá muy de malas, ya sea por seguir los editoriales que hacen o por estar en contra de lo que piensan.

Entonces, una posible respuesta a por qué lo pasamos tan mal atrapados en el tráfico es porque oímos ¡noticias!, que obvio deben ser malas y ayudar a la división y polaridad de nuestro país. Neto, que los "directores de noticias" deberían seguir uno de los pasos que Jodorwsky comenta para ser feliz.

¿La opción? está en tus manos... en algún momento hice una campaña que decía "estira la mano y prende ese aparato": busca tu música favorita, carga un CD de tu grupo, escucha grabaciones familiares... ¡carajo! si te late aviéntate los shows de Polo Polo! Pero sonríe, la vida se va y tu con tu mala leche exportada por otros hasta el centro de tu sentido del oído.

No hay comentarios:

Cuente el chisme