sábado, 9 de mayo de 2009

Crónicas de Ciudad Zombi III

Hoy, que ya casi todo regresa a la normalidad en Ciudad Zombi, viví un par de cambios importantes.

1. Fuimos a desayunar al Mercadito, ya estaban todos los puestos de comida; en cada uno de ellos las marchantas con tapabocas ofrecían lo que viene siendo el desayuno, mucha onda de servicio, mucha salud y amabilidad. Lo que me pareció muy bueno (y que estaría chido se convirtiera en una práctica común) fue que todos, o casi todos, los puestos de comida tenían agua y jabón pa' que la banda nos laváramos las manos; incluso había como un par que tenían el gel desinfectante a base de alcohol. Citando a Ruy: ÓSOM!

2. El tráfico de sábado al medio día para dirigirse hacia Satélite es cada vez peor.
Ya no vi tanto zombi en coches, ya no vi tanta gente con tapabocas, pero todo ha regresado a la normalidad. Ya escribiré un fotoblog sobre la construcción del segundo piso de periférico en el estado de México (y el cambio en el paisaje de la frontera entre DF y EdoMex), lo que genera triple el caos vial en la ya caótica ruta.


Disclaimer:
Si alguien que me lee o sus familiares, amigos o conocidos estuvo enfermo de AH1N1, mi intención no es faltarle al respeto. Si tuvieron la desgracia de perder a alguien a quien quieren en esta pandemia mis respetuosos saludos. Decía Queen: "show must go on".

1 comentario:

La D dijo...

Quiero ir a desayunar al mercadito y quiero que las marchantas sean super amables y haya agua y jabón siempre... quiero ver mi mercadito y ver "sicierto" que México aprendió algo bueno de todo este desmadre... siiiii!!!!

Cuente el chisme