miércoles, 24 de febrero de 2010

Un colibrí

Miraba a todos lados, con movimientos rápidos, caóticos para el ojo poco entrenado.

Brincaba de un lugar al otro, era difícil seguirlo con la mirada, había que buscarlo...

De un momento a otro se quedó quieto, no pudo mover más sus alas y cayó suavemente al piso. No perdió su encanto. Sus rápidos movimientos se habían quedado grabados en la fresca mente del niño que lo veía, sorprendido.

Posted via web from ... what the cat dragged in

No hay comentarios:

Cuente el chisme