lunes, 1 de febrero de 2010

Preguntas por el aire


¿en qué momento una relación que empieza casual se convierte en algo trascendental para uno de los dos involucrados? ¿cómo algo puede suceder de una manera tan casual y de la noche a la mañana te despiertas dándote cuenta que no quieres pasar un minuto más sin esa persona? ¿qué es lo que realmente importa en la vida?

Muchas fueron las preguntas que Up in the Air (bestialmente traducida al español como "Amor sin Escalas") generó, imaginé tantas cosas, pensé en encontrar un role model, me cuestioné.

La historia es sencilla, sin complicaciones. (van algunos spoilers):
  • Ryan Bingham (George Clooney) es un tipo que viaja y viaja, con un trabajo realmente de mierda (correr gente) y actitud de rockstar dadas las increibles ventajas adquiridas en cuanto club de lealtad hay.
  • En realidad Ryan es un personaje sin arraigos "No strings attached", dirían en ingles. Vacío y, como todo lo que sucede en viajes de negocio de una sóla noche, medio desechable.
  • Un cambio en el modus vivendi, justo un segundo después de un encuentro que promete cambiar todo.
  • Secretos, cambios internos, frialdad total de los personajes y la incómoda rutina de llevar una vida en "single serving".
  • El típico remordimiento por haber dado prioridad a otras cosas, antes que a la familia.
  • El tipo que demuestra tener corazón.
  • La mujer que puede, con sus silencios, dejar que un hombre se vaya de largo y por mucho
  • Aeropuertos, muchos aeropuertos.

La pregunta más fuerte es, precisamente ¿por qué en este momento coyuntural veo una película de estilo coyuntural? ¿estaré buscando dejar una "single serving life"?

Bajaré el guión completo y lo leeré, tenía muchas frases que me aplican a la perfección.

Up in the air de Jason Reitman (Juno, Thank you for Smoking) es una producción de Estados Unidos en 2009. Actuan George Clooney, Vera Farmiga (quién nos demuestra que en cuestiones de engaños, los hombres seguimos en pañales) y Natalie Keener.

1 comentario:

Marcela dijo...

Debo decir que fue refrescante ver una película comercial inteligente, te deja con muchas interrogantes que valen la pena pensar y repensar. Me gustó

Cuente el chisme