martes, 16 de febrero de 2010

The Wolfman o "quiero una pequeña isla"

The-Wolfman.jpg image by frostnixon

Ayer vi la infame película de El Hombre Lobo (The Wolfman, USA, 2010)

El reparto vale mucho la pena, al menos en el cartel: Benicio Del Toro, Anthony Hopkins (¿debo decir Sir?) y Emily Blunt. La historia es el clásico cuento de terror, PESIMAMENTE llevado a la pantalla por Joe Johnston.

El hombre lobo inicial parece ser una verdadera bestia demoniaca y destructiva... movimientos rápidos, sombras, algo que te hace pensar que verás a un verdadero licántropo.

La película va perdiendo fuerza conforme avanza. Poco a poco descubres que este hombre lobo es como un primo de Chewbbaca, pero con retraso mental. Los hombres lobo son pachones y, definitivamente abrazables.

Entiendo perfecto que Johnston intentara mantener el sentido clásico del hombre lobo... pero eso de dejar a los actores como si fueran botargas peor caracterizadas que cualquier "mostro" (sí, así sin U) de una película del Santo vs. _______ es definitivamente patético.

La pregunta que nos atacó a mi divertida acompañante y a mi, a media película fue: ¿por qué el señor Hopkins se prestó a hacer esta basura? y acá las opciones:

  1. Tenía deudas importantes con una mafia camboyana
  2. IRS (impuestos)
  3. Se despertó con el sentido del humor un poco volteado
  4. #SeLeHizoFácil
  5. Su novia veinteañera tenía ganas de verlo en una peli de terror
  6. Su novia veinteañera quería ser dueña de una de esas islas que se venden en Dubai
  7. Siempre soñó con ser un actor cómico y hasta ahora lo logró
  8. Todas las anteriores
  9. ___________________________ (deme su opinión, querid@ lector (a))

La realidad de la película que encarna los celos destructivos y la cercanía con el bestialismo (ok, no) es que hay momentos que se deben ver; estoy seguro que quedarán grabados en la memoria de todos y cada uno de los espectadores por el resto de nuestra vida. Va una guía más o menos aleatoria....

  • El hombre-lobo corriendo por las azoteas de Londres, al mero estilo del "Temo" Blanco (como sin cuello)
  • Sir Hopkins convertido en un hermoso hombre-lobo de pelo gris que parece estarse buscando el botón que seguramente debe tener en una mano para que haga ruiditos
  • Benicio empezando a transformarse mientras el doctor que cree es producto de una alucinación se encuentra a menos de dos metros de él y no se da cuenta de nada
  • La lucha entre ambos hombres-lobo (Sí, Benicio pelea contra Hopkins... quien es infinitamente más fuerte) en medio del fuego de lámparas que caen y explotan gracias a una fuerza desconocida
  • La reacción de Benicio (aún licántropo) después del balazo de plata que le pone su amada Gwen
  • La muerte de Benicio, precisamente en manos de su amada Gwen
  • Como olvidar la muerte de Hopkins... ¡es un clásico!
  • La cara de Del Toro al ver el cuerpo de su "broder" encontrado muerto
  • Los inexplicables "flash backs" del tratamiento de Del Toro
  • La estatua que sirve como lápida en la tumba de la madre de los protagonistas (se mueve peor que puppet)

Sólo espero que el señor Hopkins pueda comprarle la isla a la novia veinteañera y que al mismo tiempo eso le traiga incontables noches de sexo y pasión desenfrenada. Me encantaría que me invitara... pero eso no va a pasar.

Posted via web from ... what the cat dragged in

2 comentarios:

Marimer dijo...

definitivamente me quedo con la opción d la novia veinteañera y lo complemento con uso d psicotrópicos... MUCHOS

Anónimo dijo...

no pude más que reirme mucho mucho... lo pIor, es que seguro la iré a ver... me la han NO recomendado tanto que ya tengo curiosidad jajajajajajajaja

Sam

Cuente el chisme